Nueva entrevista con The Sun

Si estuvieron viendo noticieros y/o portales de noticias locales, habrán visto que algunos publicaron que Robbie admitió tener una enfermedad en la cabeza que puede matarlo, relacionándolo con la cancelación de los shows en Rusia el año pasado. Lo que algunos, intencionalmente, olvidaron mencionar es que Rob habla sobre su salud mental y su depresión, nada «físico».

Acá les dejamos la traducción:

Actualmente en Australia como parte del The Heavy Entertainment Show Tour, Robbie dice que teme por su vida de quedar solo.

Él declaró: «Afortunada y desafortunadamente, estando por mi cuenta tengo la inclinación a sabotear todo.
Tengo una enfermedad que quiere matarme y está en mi cabeza, así que tengo que protegerme de ella.
Hay veces en las que me abruma y otras es lo que necesito para subir al escenario. Otras veces vivo feliz y todo es increíble. Pero la mayor parte del tiempo soy humano, teniendo experiencias humanas, tratando de vivir con todas las pruebas que suceden entre mis oídos.»

Robbie también habló sobre la muerte cuando se le preguntó por el impacto que tuvo en él la muerte del cantante George Michael. «Las situaciones en las que me he puesto, he estado muy cerca de… Es como «De no ser por la gracia de Dios, ahí estaría yo». He estado tan cerca muchas veces.
Ha sido una montaña rusa muy parecida, si. Y extraño a George Michael, desearía que estuviera aquí.
Fue en el 2016 que muchos murieron, ¿no? Fue un año terrible, todos los héroes de la sociedad desaparecieron, y te das cuenta que no eres inmortal y mucho menos teniendo 43 años y con dos hijos. Fue algo terrible lo que sucedió y lo extraño.»