Robbie visitó por primera vez nuestro país para presentar a la presa su primer disco recopilatorio y para hacer un show privado que sería televisado por Telefe. Acá les dejamos las fotos, videos y notas de ese día.

Acá les dejo una nota que anuncia la llegada de Robbie al país.

Robbie Williams, entre el Monumental y la Bombonera 

El británico presentará su último CD en un recital que televisará Telefé. Y dijo que quiere ver un partido de River o Boca.

Comenzó la cuenta regresiva: en menos de un mes, el 20 de noviembre, el avión particular del cantante británico Robbie Williams aterrizará en Buenos Aires para delirio de todas sus fanáticas. Será la primera visita que el ex “Take that” haga a la Argentina.

Y por eso ya está ultimando algunos detalles para que su estadía en la ciudad sea inolvidable. Por ejemplo, se sabe que el domingo siguiente a su llegada irá a ver un partido de fútbol, aunque en la discográfica EMI todavía no dijeron si irá al Monumental o a la Bombonera.

Williams llegará a Buenos Aires para presentar oficialmente su último álbum, “Greatest hits”, que acá sale a la venta hoy: viene con dos tapas distintas y tiene una venta anticipada que le aseguró el disco de oro. Se trata de un compilado con temas de sus mejores trabajos: “Life Thru A Lens”, I”ve been expecting you”, “Sing when you”re winning” y “Escapology”.

El artista viene con su banda completa (unas 20 personas) cuyo director musical es Stephen Duffy, ex “The Cult”. Entre sus actividades confirmadas —estará sólo cuatro días— se sabe que dará un show íntimo para 200 personas que va a televisar Telefé. Aunque se barajó la posibilidad de que cante en el programa de Susana Giménez, parece que está en tratativas para presentarse en “Videomatch”.

Su nuevo CD tiene 17 canciones, dos de ellas inéditas: “Radio”, el primer single del álbum, y “Misunderstood”.

La llegada de Williams al país coincide con un rumor que comenzó a circular el domingo y que asegura que el cantante estaría de novio con una mujer policía de Gran Bretaña.

De acuerdo al dominical “News of the World”, Williams comenzó una relación sentimental con la policía Lisa Brash, de 30 años, y madre de dos hijos: uno de 13 años y una niña de seis.

“Lisa es rubia, alta, delgada y muy atractiva, pero está lejos de ser una modelo o actriz internacional, como con las que suele noviar Robbie”, declaró una persona allegada al astro.

 

También hizo una presentación en Videomatch, acá los videos.




Ahora les dejamos los videos del show privado que dio.

Acá les dejo otra nota.

Robbie Williams: Beckham es muy bueno pero Maradona es un genio?

De gira por distintos países de Hispanoamérica con su Greatest hits, Robbie Williams aterrizaba hace unos días en Buenos Aires, habiendo planificado alguna de las posibles respuestas, de entre las cuales habría una referencia al fútbol, gran afición en Argentina. Y más cuando Robbie había pedido asistir a un partido de fútbol. Estuvo en el River Plate-Independiente (3-0) y se lo pasó en grande. Y como en Argentina decir fútbol es decir Maradona, Robbie no tuvo inconveniente en decir que no se puede comparar a Beckham con Maradona. Este último le da mil vueltas (aclaración dirigida sólo a los que entiendan muy poquito de fútbol).

David Beckham es genial. Es buen padre, buen tipo y juega muy bien, pero Maradona es un genio. Si pudiera jugar al fútbol me gustaría hacerlo como él”, manifestaba el inglés, sin ningún tipo de resentimiento (al contrario) hacia Maradona, que en el Mundial de México de 1986 metió un gol con la mano izquierda a Inglaterra y que después el segundo regateándose hasta siete jugadores, incluido el portero.

“El de la ‘mano de Dios’ fue malo para mí”, sostuvo sobre el tanto que ?El Pelusa? hizo con el puño izquierdo, “pero el siguiente gol fue bueno, valió la pena”, agregó en alusión a la que, para muchos, fue la mejor jugada individual de la historia del fútbol.

Sin resentimientos de tiempos pasados, Robbie se quita el sombrero ante Maradona, a pesar de que éste, después de ese partido dijera que para motivarse se acordó de los jóvenes argentinos caídos en la guerra de Las Malvinas, contra Inglaterra. De hecho, aceptó de buen gusto Robbie una camiseta de de la selección argentina de los periodistas.

No puedo salir de mi hotel?
Vestido con una chaqueta negra estilo militar y de muy buen humor manifestaba que “sólo pude ver la habitación del hotel, es muy bonita. Ayer no pude salir porque había miles de chicas en la puerta, son muy fans pero muy amables”, indicó mientras cientos de adolescentes gritaban su nombre a las puertas del local en el que se encontraba.

Williams, que a los 30 años ha vendido más de 35 millones de copias de sus cinco discos, tiene previsto grabar mañana, martes, un espectáculo para el canal de televisión Telefe, del grupo español Telefónica.

A ese concierto asistirán apenas 200 espectadores y una emisora de radio local ha rechazado peticiones de pases de gente que les llamó de parte del presidente argentino, Néstor Kirchner, y del príncipe Enrique de Inglaterra, que está de visita en este país.

“En 2006 es muy posible que venga a dar un show para más gente. Lo estoy esperando ansiosamente y creo que será en River” Plate, uno de los estadios de fútbol con mayor capacidad de Argentina, manifestó.

Entre bromas a la traductora y elogios a la belleza de las mujeres argentinas, también dijo que últimamente ha escrito “unas 16 canciones” que volcará en un álbum cuya salida a la venta está prevista para “dentro de cuatro o cinco meses”.

Y por último, una última noticia.

La noche en que Robbie Williams ganó la TV

Su imagen copó la pantalla chica

Muchas cosas pasaron anteayer en la televisión, y casi todas ellas tuvieron que ver con la llegada de Robbie Williams a la Argentina. Durante el día todos los noticieros de cable y aire dieron cuenta del fenómeno que generó en la ciudad el cantante británico. Imágenes de la conferencia de prensa y del saludo, desnudez incluida, que les dedicó a sus fans desde el balcón de su hotel pasaron por cuanto programa apareció en pantalla. Y para coronar una visita de estrictos motivos promocionales, Williams pasó por “VideoMatch” y arrasó con todo. Apenas en quince minutos y tres canciones el cantante se puso al público argentino en el bolsillo y conmovió hasta a Marcelo Tinelli, que, por primera vez en quince años de programa, pareció quedarse sin palabras ante el carisma del muchacho.

Desde el primer bloque del programa de Telefé todo giró en torno de la Robbiemanía. Aunque “VideoMatch” transcurrió como siempre, algo era distinto. Sólo bastaba con ver que hasta el Oso Arturo tenía colgada al cuello una credencial que lo autorizaba a estar en el estudio al que llegaría Williams quince minutos antes de la medianoche.

Con una tribuna repleta y un estudio cargado de expectativa, Tinelli funcionó como el caso testigo de lo que el vendaval Robbie logra provocar. Al abrir el programa parecía algo sorprendido por el entusiasmo de la gente, se reía un poco de quienes lo habían llamado para poder visitar un ciclo que nunca les había interesado antes y hasta se solidarizaba con “aquella señora que se está preguntando quién es Robbie Williams”. Una hora más tarde, y después de pasada casi toda la emisión, seguramente ese señora, al igual que el conductor de “VideoMatch”, había entendido el porqué del entusiasmo que generó Williams.

A las 23, el cantante llegó al canal, y Tinelli decidió salir de su estudio para recibirlo. Allí, se encontró con la primera prueba del poder de la estrella pop. No sólo no pudo saludarlo, sino que ni siquiera logró que su cámara tomara imágenes. “Lo que es tener banca en este canal”, ironizó el conductor mientras volvía cabizbajo a su estudio.

Después de que pasaron los contenidos habituales del programa -ese monumento al mal gusto que es la cámara sorpresa protagonizada por Luciana Salazar y el desfile de “modelos” semidesnudas- llegó Robbie y tomó a “VideoMatch” por asalto. Las tres canciones que interpretó -“Feel”, “Radio” y “Angels”- rindieron sus frutos, especialmente porque entre una y otra charló con Tinelli, compartió un juego con una pelota de fútbol y hasta se acercó a las fanáticas que aprovecharon para ver a su ídolo bien de cerca. La apuesta de Williams fue total. Desplegó simpatía, agradeció en castellano, cantó en vivo tres temas incluidos en su disco de grandes éxitos (uno de los más vendidos en las últimas semanas en la Argentina), se lanzó sobre el público, para sufrimiento de sus guardaespaldas, y, finalmente, se puso la camiseta de la selección argentina que le regalaron. La recompensa de tanto esfuerzo sólo llegará en 2006, cuando el cantante vuelva al país para presentarse ante el público argentino en el estadio de River.

“Qué onda, por Dios”, cerró Tinelli, encantado por el carisma de Williams, que conquistó al público local en apenas quince minutos. “Diario de medianoche”, inmediatamente, siguió captando audiencia (19,8 puntos) con notas sobre el ídolo pop. .

36 puntos. Gracias a la visita de Williams, “Videomatch” hizo un pico de 41,3.

 

 

Link de la galería para ver las fotos:
Gallery > Robbie en Argentina > 2004