Robbie habla por primera vez sobre sus problemas de salud

Como ya sabemos todos, Robbie se vio obligado a cancelar los últimos dos shows de la gira por un problema grave de salud que, según contó mas tarde a través de un video en youtube, lo llevó a estar en terapia intensiva varios días. Ahora, en una nueva entrevista con The Sun, Robbie nos cuenta mas detalles de que le pasó.

Mi brazo izquierdo se entumeció y no podía dejar de babear por los costados de mi boca. Tenía dolor de cabeza y también problemas para respirar. No podía tomar una bocanada completa de aire.
Después del show, mi brazo seguía entumecido y seguía babeando. Fue aterrador. Me enviaron directamente a terapia intensiva.
Me veía a mi mismo como un soldado. Necesitaba terminar lo que había empezado e iba a ir a Rusia para los últimos dos shows de la gira, sin importar el estado en el que estuviese.
Me hicieron análisis de sangre y varios estudios, incluyendo algunos en mi corazón y cerebro, y encontraron algunas anormalidades, incluso algo en mi cerebro que parecía ser sangre.
Obviamente esto fue muy aterrador, así que la decisión ya no estaba en mis manos y me derivaron directamente a terapia intensiva.
Es muy raro pasar de estar de gira a, de repente, terminar en terapia intensiva, pero eso es lo que me pasó.

Sobre Ayda, quien mientras él estaba internado ella estaba en USA con Teddy y Charlie: «Ella no podía verme y ahí estaba, en una pequeña cama conectado a un montón de tubos. Pero mientras estuve allí, estuve rodeado de un montón de personas que me cuidaban, en cada sentido de la palabra, las 24 horas del día.
Estaba confundido y asustado, pero sabía que estaba en el lugar correcto. Y, tal vez ingenuamente, sentí que sabía que iba a estar bien.

Ellos me hicieron controles y, básicamente, me hicieron un chequeo general. Controlaron todo y, eventualmente, siete días después me dijeron que estaba en condiciones de salir de terapia intensiva.
Después de eso, todavía tenía que hacerme algunos estudios más para ver si podía viajar.

Me dijeron que no haga nada estresante por un par de semanas, no hacer muchas cosas, dormir y cuidarme.

Creo que todo esto me ha enseñado que tengo 43 años y no 23, y que tengo que cuidar mejor de mi mente y cuerpo. Así que empecé a hacer yoga, pilates y meditación.
Soy una persona muy ansiosa, algo que se había apoderado de mi vida por lo que necesitaba encontrar una forma para lidiar con ello.

Toda la experiencia me dio un gran susto porque, si bien estuve en lugares muy oscuros, pasó cuando tenía 23, 27 o 32 años. Una vez que has estado en el planeta por 43 años te das cuenta que a pesar de tener todo lo que tienes, no eres invencible. Así que de ahora en adelante cuidaré mejor de mi mismo.

Además, Robbie también habló sobre su lucha contra las enfermedades mentales:

Quiero arreglarlo, quiero vencerlo. En estos momentos, a veces estoy muy bien. Y también hay otros momentos en los que no lo estoy. Es abrumador. Toda mi vida no se gira en torno a un trastorno de depresión neurótico, pero si lo hace en gran medida.
Es un término que he aprendido sobre mi mismo que puede o no ser cierto, pero soy un Procrastinador que solo quiere estar sentado en un sillón.
Y tengo una enfermedad. Tengo algo que me hace querer aislarme de todo y convertirme en un ermitaño que no quiere salir o formar parte del mundo. Ese es mi estado natural.

Así que, obviamente, de vez en cuando dejo que eso gane y me convierto en esa persona. Puedo quedarme de esa forma por tres años seguidos para luego darme cuenta que solo he dejado mi casa para ir al médico.

Así que es una lucha constante para reacomodar esa batalla interna que hay en mi cabeza.
Estás lidiando con cosas que pasan en tu mente y de las cuales no puedes escapar, quedando atrapado con ellas. Pero puede decirse que piensas que una vez que alcances el horizonte las cosas se arreglarán.
Y me he dado cuenta que al final de este libro, cuando lo termino, que soy la misma persona. Y eso me preocupa, ¿Sabes?

Las cosas tienen que cambiar, pero no esperaba que ese cambio sea tan rápido y tan abrupto. Ahora las cosas están en su lugar de modo que voy a poder vivir una vida mejor a la que tenía antes.