Robbie recuerda su frío encuentro con Oasis

Tanto el popular artista británico Robbie Williams como la banda de rock Oasis saltaron a la fama a principios de la década de los 90, lo que propició una breve relación de amistad que no sobrevivió demasiado por las incompatibilidades de sus diferentes estilos de vida. Mientras que los hermanos Noel y Liam Gallagher, líderes de la citada formación, solían cultivar su gusto por los excesos y las aficiones relacionadas con la cultura alternativa londinense, Robbie no se sentía demasiado identificado con sus hábitos y pronto se dio cuenta de que no encajaba en ese círculo social.

 


«Me encanta Oasis, siempre he sido un gran admirador de su música y he disfrutado de la energía de sus canciones y de su papel en la cultura popular. De hecho, llegué a conocer personalmente a los hermanos Gallagher y, durante un tiempo, incluso llegamos a salir juntos algunas veces. Creo que nunca congeniamos demasiado, teníamos diferentes maneras de comportarnos y ellos me veían como un extraño. No me sentía demasiado cómodo en su grupo y, después de coincidir un par de veces más, dejamos de vernos. Tan simple como eso», reveló el cantante al diario The Sun.

No obstante, el miembro más carismático del extinto grupo Take That no guarda rencor a los polémicos hermanos por el trato irrespetuoso que le dedicarían en años posteriores, después de una exitosa colaboración sobre el escenario del festival de Glastonbury en 1995. Tras un período de admiración mutua, Liam y Noel comenzaron a exhibir cierto desprecio por la estrella del pop y en una ocasión llegaron a referirse a Robbie como «aquel bailarín gordo de Take That». Aunque él también contraatacaría invitando a Liam a pelearse con él durante el discurso de aceptación de un premio en el año 2000; ahora el intérprete inglés quiere dejar atrás esa etapa turbulenta rindiendo homenaje al legado de Oasis.

«Más allá de los desencuentros personales, tengo que decir que Liam fue la voz de una generación y Noel escribió canciones que constituyeron auténticos himnos populares. Durante esos años, Oasis fue el equivalente a los Beatles de esa década. Fue un período muy emocionante, ellos representaban la rebeldía y el inconformismo de muchos jóvenes, y gracias a ellos vivimos una etapa muy divertida», explicó.

 

Créditos: Terra