Categories Noticias

Robbie y Ayda podrían ir a Juicio si no llegan a un acuerdo con un ex empleado

Ya les habímos comentado en su momento sobre la demanda por acoso sexual que Gilles De Bonfilhs, un ex empleado de Robbie y Ayda, le realizó a Ayda en Mayo del 2015. El día de hoy el Daily Mail publicó que la pareja podría enfrentarse a la corte de Los Ángeles si es que ambas partes no logran llegar a un acuerdo.

Luego de desestimar la contra-demanda de Robbie y Ayda, el juez Deidre Hill les ordenó tener una mediación privada el 5 de Mayo para intentar llegar a un acuerdo fuera de los tribunales. Si esto no pasa, se podrían enfrentar a la corte de Los Angeles el 19 de Agosto.

Recordando la demanda, Gilles alegó que Ayda “daba información sobre la naturaleza y frecuencia de su actividad sexual además de mostrarle su cuerpo desnudo”.

Por otro lado, también los acusó de haberlo despedido sin causa, rompiendo el contrato que habían firmado. Exponiendo el contrato en la corte, De Bonfilhs reveló que este no dejaba claras las condiciones para terminarlo.

De acuerdo a lo que muestra el documento – que fue firmado por Robbie – De Bonfilhs iba a empezar un período de 6 meses de prueba con la opción de hacerlo a largo plazo, pero fue despedido solo 60 días después.

En el papel, Williams aceptó pagarle $50 por hora, por cinco horas diarias de trabjo con la tarea principal clasificada como “mandados” de Lunes a Viernes. El contrato también establecía que los viajes y los costos de trabajo que De Bonfilhs tuviera iban a star cubiertos.

 

En dos oportunidades el abogado de Robbie, Ben Meiselas, intentó hacer que la corte desestimara el caso pero no lo logró.

Según publica el Daily Mail, el ir a juicio implicaría que tanto Ayda como Robbie deberán enfrentar preguntas muy privadas sobre su vida dentro de su hogar y sobre su vida sexual.

Si bien la demanda no iba dirigida contra Robbie, él mencionó muy poco el caso obviamente diciendo que solo se trataba de un empleado descontento y que no podía hacer declaraciones ya que todo estaba en manos de sus abogados.