20 preguntas a Robbie Williams por Playboy México

El buen gusto y el hecho de estar consciente a cada instante definen su estilo de vida. “A veces se nos olvida saborear y sentir lo que pasa cada día»

 

Playboy1

 

 

«Y no lo digo como artista, sino como un ser humano que reconoce el privilegio que implica observar un paisaje hermoso, deleitarte con una comida simple pero exquisita, así como reÍrte y ser creativo con tu familia. Es así de básico el asunto. Y como parte de ello está el placer que deriva de la música”, explica el carismático británico, cuya voz envolvió hace unos años al mundo con un himno llamado “Feel”, aunque esos días eran turbios por las etapas de depresión y adicciones por las que atravesó. Ahora, todo eso se mantiene encapsulado en un pasado que contrasta con el brillo que expresa al hablar sobre ese terreno más allá del éxito, llamado cotidianidad. Ahora presenta Swing Both Ways, su nuevo álbum.
1. Después de más de diez años del disco Swing When You’re Winning  (2001) decides retomar su estilo. ¿Te quedaste con ganas de más? 
– Quizás no en ese momento. Más bien creo que con el tiempo volvía con cualquier pretexto a cantar esas canciones y sentí el deseo de escribir nuevos temas que se mantuvieran en esa línea. Recuerdo que una noche mientras cenaba en un lugar en Soho, en Londres, escuché una selección fabulosa del rat pack. Recordé lo feliz que me hace escuchar esos sonidos. Así que ahora se juntó todo para volver a ese espacio que me encanta y me conmueve.
2. En ocasiones no es fácil romper con ciertas barreras generacionales. ¿Consideras que eso no representa un obstáculo para hacer un disco con estas características? 
– Es un asunto relativo. Cuando era niño me gustaban muchas cosas que oían mis padres. Algunos compañeros del colegio se burlaban de mí porque me gustaba la ‘música vieja’. Por ese lado, tienes razón al pensar que ahora hay chicos o gente de menos de 30 años que sólo le interesa lo que sucede en el momento y no les importa mirar atrás. En realidad creo que puede pensarse en los términos que significa la buena música. Puede ser algo subjetivo, que implique el gusto y la formación personal. Pero así como con la comida y la ropa, es posible reconocer lo que está bien hecho y lo que no. Con la música pasa exactamente eso, o es de buena calidad y como tal la aprecias, o simplemente no está hecha con el corazón.
3. ¿Un álbum como éste pueden escucharlo tanto los que les gusta el pop contemporáneo que haces, como los que buscan esa estética de la vieja escuela? 
– Exacto, y me gusta esa redirección que puede haber en el público que me sigue. Y algo que me halaga es ese otro público que también puede gustarle lo que hago y que, por ejemplo, ha escuchado los discos más recientes que han hecho Tony Bennett o Rod Stewart.
4. Y Michael Bublé, que es uno de tus invitados… 
– Claro, Michael es un crooner, un tipo que embona perfecto con una gran orquesta.
Y es que estar rodeado de tantos músicos es algo que impone hasta que consigues establecer la metáfora de que son ellos quienes te mantienen a salvo para navegar dentro de la melodía.
5. Hablando de cómo la música puede trascender, ¿de qué manera lo manejas en ese sentido con tu hija? 
– Le muestro de todo y trato de identificar lo que le gusta. Ella apenas tiene un año de edad. Se trata simplemente de darle a conocer toda la variedad que existe. Y es curioso cómo las baladas del estilo big band pueden arrullarla.

 

Playboy2

 

 

6. Dicen que la vida es demasiado corta para escuchar siempre la misma música. ¿Estás de acuerdo? 
– Es parte de la forma como asumo cada uno de mis discos. Y al conseguirlo no puedo evitar la celebración que se desata con cada paso en mi trayectoria. Es una manera de conseguir la reconstrucción personal.
7. ¿Cómo te cambia la vida cuando tienes un nuevo disco? 
– Cada vez que grabo un disco, los días son agotadores, pero los disfruto al máximo. Cuando descanso es otra forma de sentir la vida y de igual manera me fascina tener ese tiempo para hacer lo que quiera.
8. ¿Por qué prefieres pasar más tiempo en California que en Londres? 
– Me gusta vivir en Los Ángeles porque puedo pasar desapercibido muchas más veces. Si me reconocen no me incomoda, pero prefiero sentirme como alguien que goza de una especie de invisibilidad. En Londres pasa lo contrario, así que tengo que camuflarme. Es un lugar que se disfruta al caminar o cuando te desplazas en transporte público. Son ciudades muy diferentes, cada una con su propio encanto. Prefiero sacar lo mejor de las dos.

 

Playboy3

 

 

9. A estas alturas de tu carrera, ¿qué tan difícil es ‘defender’ un nuevo álbum? 
– Siempre que un artista reaparece afirma hacerlo con el mejor disco de su carrera, ¿o no? Yo no lo diría de esa manera, pero de lo que puedo estar seguro es que este disco me encanta, me sorprende y me satisface. El tiempo dirá si es el mejor o no,  ahora lo que cuenta es pasarla bien con estas canciones.
10. Desde tu perspectiva actual, ¿de qué manera observas un ritmo de vida acelerado y disperso? 
– Los excesos en algún momento son como el termómetro de las emociones y de los límites de la sensibilidad. Creo que son etapas necesarias en la vida para controlar las válvulas de escape que requieres para respirar y sentirte mejor.
11. Si tu sex appeal es uno de los focos de atención para muchos, ¿qué piensas cuando el tema sexual se antepone al trabajo artístico? 
– Creo que la gente siempre se complica cuando aborda el tema del sexo. Yo trato de simplificarlo y evitar personalizarlo, es así de sencillo. Es cierto que cuando opinas sobre algo se refleja una parte de ti, pero nunca será una cuestión total.
12. ¿Qué tan molesto puede resultarte el gossip? 
– Es imposible evitar que la gente hable de ti a tus espaldas. No importa que seas famoso o no. La única diferencia es que se publica cuando lo eres. Me tiene sin cuidado.
13. ¿Y las fotos que pueden capturar los paparazzi? 
– Ahora la exposición de todo el mundo es mayor, no importa si eres alguien reconocido por tu trabajo, sino que cualquiera en algún momento puede convertirse en celebridad para bien o para mal. Las imágenes seducen a todos. Si a eso le sumas supuestas indiscreciones y rumores, es un cóctel efectivo.
14. ¿Cuál es el punto de partida para lo que puedes considerar como una vida ideal? 
– En realidad son tantos los factores que influyen en ella, que sería absurdo pensar que el dinero es lo único que puede propiciar una gran felicidad. No lo menosprecio, pero tampoco pienso que es lo único que puede garantizar la felicidad. ¿De qué servirían los lujos si estás solo o rodeado de gente a la que no le importas? Lo esencial está en todo lo que aparece cuando la armonía existe en tu interior y la compartes con la gente que amas.
15. ¿Consideras que eres capaz de mantener un estado emocional permanente? 
– Es un ejercicio diario, constante. Me siento en forma, por dentro y por fuera desde hace varios años. Ahora me he superado. Convertirse en padre te da otra clase de sensibilidad. Es una mezcla de fragilidad con fortaleza fabulosa. La responsabilidad que significa mostrar el camino a tus hijos para que sean buenos seres humanos, es invaluable.
16. Hace un tiempo, cuando decidieron reunir de nuevo a Take That, ¿significó una especie de terapia? 
– Significó una especie de temporada vacacional maravillosa. A todos nos refrescó porque recuperamos otra clase de diversión. De manera particular, me reencontré con otra parte de mí que había quedado atrás. Me dio la energía que necesitaba para trabajar en un mi nuevo disco y eso lo agradezco bastante.
17. ¿La nostalgia es una buena consejera? 
– Mucha gente opina que es un error vivir en el pasado, yo creo que no debemos olvidar lo que ha sucedido en nuestras vidas para no dejar que el presente se torne gris.
18. El video de “Come Undone” (2003) causó polémica, pero a la vez puede servir como esa reflexión de lo que alguna vez sucedió en tu vida. 
– Representa ese pedazo de miseria que puede rodearte después del desenfreno. En esos casos, hay soledad después de que despiertas acompañado. Hay cosas que uno tiene que probar para darse cuenta de qué es lo que realmente quieres.
19. Se dice que en la vida no hay errores, sino experiencias. 
– Esas lecciones son las que más duelen cuando te das cuenta de lo sucedido. Pero son esas mismas las que te fortalecerán después. Nadie está exento de equivocarse, es válido. Lo que no está tan bien es que ese aprendizaje de pronto se olvide. Si es así, bienvenida la mierda una y otra vez. Algo que siempre te joderá sin duda.
20. Tu nuevo disco, en todo caso, implica un poco el hecho de hurgar en el brillo del pasado por las canciones que has reversionado. ¿Es como si fueran otra clase de lecciones que sí valen la pena repetirse? 
– No lo había visto de esa forma, no al menos en ese estricto sentido. Creo que si fuéramos capaces de tener presentes en nuestra cultura lo mejor de una tradición, nos permitiría no olvidar lo mejor que nos han legado. Ese acto de justicia reforzaría nuestra dignidad.