Adelantos de Reveal, el nuevo libro de Robbie

Reveal, el nuevo libro de Robbie, sale a la venta el próximo 21 de Septiembre y en su edición de hoy, el diario The Sun publicó un pequeño adelanto del libro en el que Robbie cuenta como conoció a Ayda y lo que lo llevó a tener que internarse en rehabilitación en el 2007.

Sobre como conoció a Ayda a través de amigos en común: “Lo que un amigo le dijo a Robbie fue: ‘Tengo una amiga para presentarte. Está muy loca pero tal vez sea divertida para una noche’.

Robbie recuerda: ‘La busqué en google y, obviamente, era muy atractiva. Pero en ese momento tomaba muchas pastillas que me estaban volviendo antisocial. Habíamos hecho planes pero cambié de opinión.
Le mandé un mensaje días, semanas, después y eso la hizo reír. Volvimos a hacer planes para encontrarnos pero yo no iba a salir de mi casa, así que ella tuvo que ir, lo que la asustó un poco.”

Sobre como se preparó para la cita, Robbie contó: “Una vendedora de drogas, con la que me acostaba, vino a casa y me dio un montón de pastillas. Así que me acosté con ella y tomé un montón de drogas.”

Ayda, quien había estado en una fiesta antes de la cita, fue llevada hasta la casa de Robbie. “Se abre la puerta del Porsche y del asiento trasero sale esta chica. Estaba usando un vestido con bolsillos en la parte de adelante, lo que la hacía parecer mas gordita y mi primer pensamiento fue ‘Oh, aumentó mucho de peso’.
Entró a casa y se notaba que había bebido varias copas de vino. No creo que la situación fuera la mejor para ella ya que estaba en la casa de un extraño, luego de haber estado en una fiesta.”

Robbie decidió llevarla de vuelta a la fiesta. “Era una fiesta tecnológica con gente nerd. Era como ‘La venganza de los nerds’.
Así que tomé un montón de drogas. De todas formas, todo empeoró porque empecé a cloquear como una gallina.
Hubo un momento en que estábamos en un Jacuzzi y Ayda se había ido a cambiar y volvió con una bikini… Y su cuerpo era increíble.
Así que estaba en ese jacuzzi con una chica muy, muy hermosa en Hollywood, haciendo lo que es típico de Hollywood. Pero luego me enfermé, empecé a cloquear y me tuve que ir avergonzado.”

Ayda se fue con él y no se alejó de su lado por tres semanas.

“Ella me cuidó y me dio exactamente lo que necesitaba en ese momento: Un poco de amor. La noche que nos conocimos me vio en mi peor estado e, interesantemente, le gustó.
Ayda no se fue de mi casa, salvo para ir a trabajar. Tomaba estas pastillas, Adderall, y comíamos tortas todo los días, solo eso.
Quería perder peso pero también quería comer cualquier cosa, así que decidí que todas las calorías serían para los pasteles.
Comíamos eclairs, en el frizzer solo había eso. En el desayuno y el almuerzo comíamos eclairs. Tomaba tanto speed que no necesitaba comer nada mas, así que solo comía pasteles. Durante semanas fue así.”

“La pareja rompió y se arreglaron varias veces durante todo el año. Mientras las adicciones de Robbie eran cada vez peores. Según cuenta en el libro, tomaba morfina, adderall, Vicodin, speed, seroquel y cocaína a la vez, además de hongos alucinógenos y “un par de cosas mas”.

Una noche, una fan le dio un poco de Seroquel, que él mezcló con Cocaína. Robbie cuenta: “La mezcla fue muy fuerte y alucinatoria. No podía usar mis piernas. Me caí en el baño, me corté la ceja y luego me quedé tirado en el piso mientras cada vez había mas sangre. Simplemente me quedé ahí.
Al menos había prendido la luz así que podía ver lo que estaba pasando.
Pero por mi adicción, había llegado a un lugar donde ya no me importaba. En ese momento pensaba ‘Me estoy muriendo y no me importa’.
Estuve en lugares muy, muy oscuros. Cuando eres adicto dejas de preocuparte por las cosas. Es por eso que muchas personas mueren. En ese momento tenía demasiada apatía, como nunca antes.”

“Una época estaba pasando por la fase de los hongos. Era una fiesta muy salvaje, deberían ser las cinco de la mañana y recién comenzaba a amanecer. Estaba deambulando por la casa de Bono (U2), mirando sus cuadros. En un momento él apareció y le dije ‘Bono, este es el cuadro mas hermoso que vi en mi vida’ y él me respondió: ‘Robbie, esa es una ventana’.”

Para el 2007, la adicción de Robbie era tan grave que sus managers, Tim Clark y David Enthoven, viajaron a Los Angeles para obligarlo a ir a rehabilitación.

Robbie cuenta: “Necesitaba que me obliguen para entrar a rehabilitación y salvar mi vida. Había ido a rehabilitación antes y son lugares muy aburridos así que era el último lugar al que quería ir.”

La reunión estaba arreglada para un Miercoles así que decidió salir a drogarse el Lunes. El Martes lo llamaron: “Tan pronto como escuché sus voces pensé ‘Empezó el juego, voy a rehabilitación’. Estaba muy enojado conmigo mismo por haberme puesto en ese estado.
Y ahí estaba, en un avión viajando a Arizona, golpeando el puto asiento de adelante un montón de veces porque no podía creer que me había puesto en esa situación otra vez.”

Sobre su tiempo en rehabilitación: “Lo odié. Lo odié un montón”

¿Que hubiera pasado de no haber ido?
“Estaría muerto… Por sobredosis. Y podría haber pasado el Miercoles o el Martes, ese mismo Martes que ellos vinieron.”

A Robbie lo internaron en la clínica Meadows en Tucson, Arizona, conocida por su régimen estricto. Y pudo cambiar su vida.

También se acuerda de cuando se encontró con One Direction en el Royal Variety Performance y le preguntaron cómo iba con la paternidad. Él respondió: “Es increíble. Creo que es uno de los logros mas importantes que he tenido. Sinceramente pensaba que la vida se terminaría, pero estoy completamente encantado.
Recuerden esto, si encuentran a la chica indicada y es increíblemente buena, cuando estén en sus 30, no estén asustados por tener un hijo. Es increíble.”