Entrevista para Music Week: «El gran Showman: Robbie Williams»

Robbie se encuentra en la portada de la nueva edición de la revista Music Week y acá les dejamos la traducción de la entrevista, donde Robbie no sólo habla sobre The Christmas Present, sino que también hace un repaso sobre su carrera y sus proyectos futuros. Además, hay interesantes acotaciones sobre el equipo de Robbie.

También hemos subido a la galería los scans HQ de la revista y la nueva sesión de fotos hecha por Julian Broad.


Gallery Links:
Photoshoots > 2019 > Julian Broad
Photoshoots > 2019 > Magazine Scans > 2018 – 2021 > November 18, 2019 – Music Week Magazine, UK
 

El gran showman: Robbie WIlliams

Lo que pasa en Las Vegas, no siempre se queda en Las Vegas. Tan solo pregúntale a Robbie Williams. Cuando se reveló el listado de 28 canciones del primer álbum navideño de Robbie hubo una colaboración que se destacó por sobre las demás, por unos 2.05 metros para ser exactos.

“Tyson Fury: Una personalidad increíble y un atleta genial”, dice maravillado la estrella de Take That, quien estaba en el medio de su primer residencia en Las Vegas cuando conoció al Gypsy King en junio. “Tenía una pelea en Las Vegas al mismo tiempo que yo estaba allí”, continúa Williams, hablando con Music Week en Londres. “Estaba en su vestuario antes de la pelea y simplemente tiré la idea. Respondió a mi pedido con amabilidad y cumplió con su promesa.”

El campeón de peso pesado, que terminó ganando por knockout en el segundo round, canta junto a Robbie la canción knockout “Bad Sharon”, una alegre y estridente canción que resalta en The Christmas Present, álbum que se lanza el 22 de Noviembre por Columbia Records. “Por certo, esa canción no es single”, aclara Williams (ese honor es para Time For Change, canción con la que comienza el segundo disco del álbum). “Pero por algún motivo, Tyson cree que si lo es y no me animo a decirle lo contrario…”

“Tyson fue una decisión interesante”, sonríe Michael Loney, co-director ejecutivo de la compañía IE:Music, la cual tiene a Williams como cliente. “Habíamos terminado un show en Austria y nos subimos a un avión para viajar a Suiza. Luego viajamos de Suiza a Los Ángeles y de ahí a Las Vegas. Nos cambiamos en el aeropuerto y fuimos directo al vestuario de Tyson [en el MGM Grand Garden Arena]. Fue en ese momento que Robbie se acordó que Tyson puede cantar, porque suele hacerlo luego de cada pelea que gana e incluso a veces en conferencias de prensa. Lo vimos alrededor de dos horas antes de la pelea y fue una experiencia irreal, especialmente por haber estado viajando por casi 24 horas.”

El álbum doble está lleno de invitados, con una lista que incluye a Rod Stewart, Bryan Adams, Jamie Cullum, la cantante alemana Helene Fischer, el padre de Robbie Pete Conway y con el LMA Choir, quienes fueron guiados por Robbie durante su tiempo como jurado en The X-Factor, programa del cual participó junto a su esposa Ayda Field.

“Todos son personas a las que Robbie conoce y respeta, y les preguntó individualmente a cada uno”, revela Loney. “¡Esperó hasta poder preguntárselo cara a cara a cada uno de ellos para que no pudieran negarse!”

Bendito con el inspirador título provisorio para el álbum  “Achtung Bublé”, el álbum es el 12° álbum de estudio de Robbie y contiene dos discos, Christmas Past y Christmas Future, y ambos incluyen una mezcla de canciones nuevas y varios covers de clásicos navideños.

“Desde el primer momento fue importante para nosotros que éste álbum no se sintiera como un álbum más de navidad y dimos a entender que, además de que en el álbum hay una gran cantidad de versiones orquestales y de swing de clásicos navideños, también hay un montón de canciones originales que son increíbles.” explica el director ejecutivo de Columbia UK, Manish Arora. “Para ayudar a transmitir ese mensaje tuvimos la idea del pasado y el presente y nos aseguramos de enfocarnos en lanzar canciones que mostraran ambos lados.”

“Rob siempre quiso lanzar un álbum navideño. No podemos permitir que Michael  Bublé acapare el mercado todos los años”, bromea Chris Briggs, A&R de Sony Music. “La idea de este álbum fue muy analizada, sus lista de canciones y hay canciones que fueron escritas hace cinco años. Este es el proyecto de Robbie: Desde la lista de canciones hasta el concepto. Nosotros solo lo ayudamos a ejecutar sus ideas.”

El manager de toda la vida de Robbie y co-fundador de IE:Music, ™ Clark, le cuenta a Music Week que la estrella de 45 años ha sido constantemente el dueño de su destino, dando como ejemplo al álbum de covers de swing del 2001, Swing When You’re Winning (2.419.674 copias vendidas).

“Muchas personas lo rechazaron y, por supuesto, terminó siendo un gran éxito”, dice Clark. “Él saca mayor satisfacción componiendo sus canciones y luego cantándolas en vivo. Su fuerte está en escribir canciones increíbles. ¡Y si que sabe cuando escribió una así! The Christmas Present es el álbum navideño más reconfortante que he escuchado en mucho tiempo. Abarca todos los aspectos, desde la comedia hasta canciones tradicionales increíbles y es extraordinario como las canciones que compuso suenan como clásicos.”

Briggs recuerda cuando conoció a Williams por primera vez en 1996, poco después de que Chrysalis sea absorbida por EMI.

“Fui a su departamento en Maida Vale y hablamos de música, desde The Beatles hasta Oasis, pasando por Dr. Dre y Glen Campbell, por nombrar algunos. Me dio un cuaderno con letras y me cantó algunas ideas de melodías que tenía, a unos pocos centímetros de mi cara. Esa fue prueba suficiente par mi. 

Firmó un contrato con EMI cuando RCA terminó su contrato con él y luego de un par de meses conocimos a Guy CHambers gracias a Paul Curran.”

La colaboración entre Williams y Chambers ya tiene el estatus de legendaria, habiendo producido los álbumes multi platinos Life Thru a Lens (2.103.616 copias vendidas), I’ve Been Expecting You (2.598.031 copias vendidas), Sing When You’re Winning (2.214.602 copias vendidas) y Escapology (2.089.528 copias vendidas), además de una gran cantidad de singles exitosos.

A pesar de que el dúo se rompió en el 2002, volvieron a reunirse para el álbum del 2013 Swings Both Ways (746.279 copias vendidas) y The Heavy Entertainment Show del 2016 (353.425), que además fue el primer álbum de Robbie lanzado con Sony Music. Chambers produjo la mayoría de los temas de The Christmas Present junto a Richard Flack.

“Fue conocer y trabajar con Guy lo que llevó a Robbie a ser un compositor”, sugiere Briggs. “Hablando desde el punto de vista de una discográfica, es un compositor de primera línea y ha escrito canciones con una gran cantidad de compositores diferentes y en una gran variedad de estilos. Disfruta mucho componer canciones y nunca para de inventar nuevas ideas.”

Clark, uno de los co-managers del cantante nacido en Stoke-on-Trent junto a su compañero de negocios David Enthoven (previo al fallecimiento de Enthoven en el 2016), cree que los talentos de Williams como compositor no siempre recibieron el respeto que se merece.

“Si escuchas cualquiera de los álbumes de Robbie Williams, te darás cuenta que no hay ninguna canción que pudiera haber sido escrita sin Rob. Sólo tienes que escuchar las letras para saber que fueron absolutamente ideadas por Robbie WIlliams. De hecho, nosotros creemos que Robbie es uno de los compositores más infravalorados de las últimas tres décadas.”

Los logros del artista están muy bien documentados, pero vale la pena repetirlos: 75 millones de álbumes vendidos en todo el mundo, 7 singles N°1 en el Reino Unido, 10 álbumes N°1 y el récord de 18 BRIT Awards. Además, Williams llevó 375.000 personas a Knebworth durante 3 noches en Agosto del 2003, 12 meses después de haber firmado el revolucionario contrato por £80 millones con EMI y vendió 1.6 millones de entradas en un sólo día para su tour Close Encounters en el 2006. Incluso ese mismo año el polémico álbum Rudebox, su único tropiezo comercial, vendió más de medio millón de copias en el país.

En el 2010 volvió a Take That para el álbum 8 veces platino Progress (2.394.394 copias vendidas) y para el tour de 29 fechas en estadios que terminó siendo el tour más exitoso en la historia del Reino Unido, con ventas de entradas que superan los 1.8 millones. Y a pesar de que ahora es más difícil para él conseguir singles exitosos en esta nueva era del streaming (su último N°1 fue Candy en el 2012), Williams ha logrado 7.4 millones de oyentes mensuales en Spotify, donde su canciones más reproducidas son Angels (178 millones de reproducciones), Feel (124 millones) y Rock DJ (84 millones).

Representado en su shows en vivo por el agente Ian Huffam de X-ray Touring, la estrella cautivó a la audiencia en el show agotado en el British Summer Time Hyde Park en el mes de julio y regresará a la capital el próximo mes para dos shows especiales en el SSE Arena de Wembley, promocionado como The Robbie Williams Christmas Party. Además, hará un show íntimo en el BBC Radio Theatre el 29 de Noviembre como parte del especial Radio 2’s In Concert y aparecerá en el Royal Variety Performance, además de en el Hits Live Manchester.

“Las presentaciones en vivo de Robbie están mejor que nunca”, declara Loney. “Es un estudiante del entretenimiento y las investigaciones que hace para hacer bien sus shows son extraordinarias. Se dio de una manera increíble en Las Vegas y también en Hyde Park, y las críticas fueron increíbles.”

Sin embargo, promocionar un álbum navideño presenta nuevos desafíos.

“Tienes lo que parece ser una campaña de cinco semanas contra una de cuatro o cinco meses destinada a un álbum, así que tenemos que ser inteligentes desde el punto de vista del márketing y tenemos que usar todas las herramientas disponibles”, afirma Loney. “No hay días libres entre el día de hoy y Navidad. Tenemos dos shows en Wembley, anunciamos un especial junto a ITV para el Reino Unido y muchas otras presentaciones internacionales y, por supuesto, estamos haciendo todas las presentaciones en televisión que uno quisiera hacer.

Además, también estamos trabajando con empresas como WW y Aldi, la cual empezó como una simple licencia para Let Me Entertain You y terminó convirtiéndose en un contrato de 360° que incluye re-grabaciones, contacto con la marca y ventas minoristas.”

Arora de Columbia agrega: “Mientras armabamos todo, sabíamos que reproducir canciones de Navidad en Octubre, cuando el álbum fue anunciado, no iba a funcionar y qué hacer promoción antes del lanzamiento también sería difícil incluso a principios de Noviembre, así que en su lugar nos enfocamos en una fuerte campaña visual para el álbum en redes sociales. Los lanzamientos múltiples semanales y las visuales para acompañarlos nos permitieron transmitirle la noticia a los fans a la vez que retenemos el lanzamiento del single principal, Time For Change, para su emisión en diciembre.

Por supuesto, nos encantaría que este álbum forme parte de las celebraciones de todos durante este año y los años siguientes. Como es de esperarse, hay un sentimiento real de diversión y celebración en él, así que nuestra esperanza es que se convierta en la primer versión de un álbum navideño en constante evolución, el cual pueda ser renovado con nuevo material en el futuro.”

Loney se siente confiado de que al menos una de las canciones del álbum tiene el potencial para convertirse en una canción esencial de la época navideña.

“Lo complicado de un álbum navideño, en especial cuando es uno de dos discos, es hacer que todos escuchen todas las canciones y hacer que se conviertan en clásicos. Pero estoy seguro de que Time For Change, canción que es nuestro principal foco en esta campaña, terminará siendo un clásico.”

Siguiendo su exitosa residencia del 2019, el próximo otoño Williams regresará al Hotel Wynn en Las Vegas para ocho nuevos shows.

“En muchos sentidos, es su hogar espiritual”, reflexiona Clark. “El Rat Pack era lo que solía escuchar cuado era chico (Sinatra, Dean Martin y demás). Es un erudito en ese tipo de música así que fue como volver a casa.”

“Fue un gran éxito”, interrumpe Loney. “El 70% del público era de Estados Unidos. Él tiene una fanbase allí y aquellos que no lo conocen y van sus shows por curiosidad salen siendo fans porque su performance es de otro nivel. De hecho, es el mejor del mundo.”

Ya están en marcha los planes para celebrar en el 2021 los 25 años de Williams como solista y tal como lo reflexiona Clark, el mundo sigue estando a sus pies. 

“Tiene un deseo de trabajar insaciable , ¿Así que donde va un artista?”, reflexiona. “¿A dónde fue Frank Sinatra? ¿Hará una película? Tal vez. Pero algo es seguro: será ideado por Robbie.”

Music Week va directo a la fuente, encontrándose con Williams en una suite del Hotel Berkeley en Knightsbridge. Aquí, en una conversación honesta, el cantante analiza su pasado y presente musical, las chances de volver a Take That su “jodidamente larga lista” de enemigos…

 

¿Cómo estuvo Las Vegas?

“Fue increíble. Es un show mas exclusivo y compact. ¡Es mucho mas chico! Es como abrir una caja de herramientas y puedo ser uno de mis héroes. Todos mis héroes son de los ‘80 y también de los ‘50, ‘60 y ‘70: Personas que eran multifacéticas y hacían cosas como cantar, bailar y contar anécdotas y ser gracioso, que es lo que yo siempre quise hacer… Y ahora puedo hacerlo. Aumenté mi armería con estos shows. Cuando hice el Hyde Park en el invierno y todos dijeron cosas buenas sobre me, fue porque había reunido más herramientas.”

 

¿Qué fue lo que te inspiró para hacer este álbum navideño?

“Siempre estoy componiendo canciones. Desde que empecé, nunca me detuve y mi repertorio ya estaba volviéndose un poco aburrido. Soy un hombre de mediana edad que está casado y tiene tres hijos. Es bueno escribir sobre la tristeza, a la gente le gusta, pero ese ya no soy yo. Estoy en un lugar donde quiero componer y tener la necesidad de componer algo que con suerte terminará convirtiéndose en parte de la vida de las personas, pero tengo que encontrar una forma diferente y nueva de hacerlo. Así que compuse canciones navideñas en una sesión en particular, porque quería ser el dueño de la Navidad, el año nuevo y los cumpleaños, y realmente lo disfruté y pensé que podía componer un álbum sobre eso. Y tres años después, aquí está.”

 

¿Crees que hay un single que será un hit o esos días ya son parte de tu pasado?

“Creo que me sacaron el oxígeno que necesito porque el streaming hoy en día es algo masivo y mi público no lo utiliza. Si todavía fuera un mercado en donde la gente comprara cds, sin dudas tendría una chance para un N°1 en Navidad pero, como lo dije, mi público no usa el streaming así que hasta será difícil entrar en el Top 20.”

 

¿Cómo persuadiste a Rod Stewart para colaborar en el álbum?

“Rod y yo cenamos juntos y le sugerí cantar conmigo en un álbum navideño y por suerte él aceptó. Un año y medio después no me había olvidado de eso, creo que él sí lo había hecho, pero volvió a decir que si y me compartió un poco de su talento, su carisma y su voz. Estoy muy orgulloso de poder hacer una canción con él.”

 

Tu asociación con Guy Chambers para componer sigue siendo de las mejores, ¿Pero qué opinas sobre la moda de tener múltiples co-compositores?

“Lo que sea que te lleve a destino está bien. Quiero decir, a mi no me gusta por razones de publicación. Es una forma muy estadounidense de hacerlo, pero lo que sea que te lleve a ese da lo mismo.”

 

Lamentablemente perdiste a uno de tus managers, David Enthoven, en el 2016. ¿Qué impacto tuvo en tu vida?

“Por si solo, David Enthoven tuvo más impacto en mi vida que cualquier otra persona. Me guió, me amó, me dió los mejores consejos y salvó mi vida. En su funeral se me acercó un montón de gente para decirme que él había salvado sus vidas. Es increíble el impacto que tuvo en la vida de muchas personas. Era muy inteligente, tenía mucho estilo, era amoroso, tenía empatía, era feroz y generoso con su tiempo… Es alguien en quien uno sólo podría soñar con ser. Era un ser humano ejemplar.”

 

¿Cómo es tu relación con Tim Clark?

“Tim es un maldito bulldog y estoy muy feliz de que esté de mi lado. Es como tener a Mike Tyson en mi esquina y él nunca dejó de ser Mike Tyson. Es cómo, ‘¿Quieres joderme? ¡Entonces lidia con él!’. Porque lo que Mike Tyson fue para el boxeo, mi manager lo es para los negocios.”

 

¿Qué tan feliz estás en Sony?

“Tengo un gran hogar ahí, me encantan las personas. Jason Iley es una persona con la que puede llevarte bien y los dos tenemos las mismas ideas. Ellos se sienten afortunados por tenerme y yo me siento afortunado por tenerlos a ellos. No tengo quejas. Estoy en un lugar feliz tanto en mi vida personal como profesional.”

 

Mirando hacia el pasado, ¿Cómo te sientes sobre aquel famoso contrato que firmaste con EMI en el 2002?

“Ese contrato me dejó sin aliento. La gente habla sobre el síndrome del impostor y es algo que tuve toda mi vida, pero ahora no es el principal. Todavía sigue allí pero no es la voz que conduce el auto. Así que cuando pasó eso: a) No sentía que era algo que merecía. Y b) bueno, ¿Fueron £80, £90 millones o algo por el estilo?”

 

El contrato fue por £80 millones… 

“Ochenta… ¿Cómo actúa un artista valuado en £80 millones? Por Dios, ¡No soy Prince! Por más que, financieramente hablando, fuera una bendición, arruinó el cableado.”

 

¿Cómo luce el panorama musical del 2019 para ti?

“Creo que la música ya está completa. Todo sobre lo que se podía escribir ya fue escrito y no hay personalidades. Mis años formativos en cuanto a lo musical fueron en los ‘90, donde tener personalidad era tan importante como la música, y creo que eso es algo que nos está faltando hoy en día.”

 

¿Y por qué crees que pasa eso?

“No lo se. Tal vez es por la llegada de las computadoras y las redes sociales, y que todos están asustados. Creo que está relacionado con eso. Hay muchas personas que ahora gritan y tienen la oportunidad de contactarte: Cualquier idiota sentado en un sillón en Bromsgrove puede tener una opinión sobre ti y ahora puedes escucharla. Y me pregunto si el efecto que eso tiene en las personas es que están asustados de ser grandes o diferentes, o de resaltar porque como dice el proverbio japonés ‘no seas el clavo que sobresale porque serás martillado’. No tengo dudas de que está relacionado con eso. El panorama es un poco monótono. Pero al mismo tiempo, soy un hombre de mediana edad, ¿No es así como debes sentirte? Llegas a los 45 años y piensas ‘esto no es para mi’.”

 

Recientemente le dijiste a GQ que tenías una “jodidamente larga lista de enemigos”, ¿Hay algún directivo de industria musical incluido en esa lista?

“No, ya no. Ya no. Las hubo pero se debía a las cosas que pasaron durante mis años formativos, porque los guardianes de esta industria son unos idiotas. Tanto en la televisión como en la música, lo guardianes son unos idiotas y estoy encantando de que lo que logré con mi carrera significa que pasé por encima de ellos y ya no tengo que lidiar con ellos. Habiendo dicho esto, la gran mayoría de los que forman parte de la industria musical fueron muy buenos conmigo. Hay gente que sobresale, pero me cae bien el 99,9% de las personas que trabajan en la industria.”

 

¿Qué fue lo que te hizo decidir volver con Take That?

“Necesitaba un lugar donde ir para esconderme en público. Me había tomado tres años alejado de todo y mi cuerpo, mente y psiquis habían colapsado. No sabía quien era, por qué era quién era, qué hacía o por qué lo hacía. Y quería volver porque sabía que en algún momento disfrutaría de mi trabajo, cosa que ahora hago, pero necesitaba estabilizadores. Los chicos me ayudaron a volver a la vez que me quitaba mucho peso de encima, muchos resentimientos que había acumulado por décadas. Así que logré quitarme todo ese peso de encima, volver y presentarme en vivo. Logré vender el álbum más exitoso de ese año (Progress) y hacer el tour más exitoso en la historia de la música del Reino Unido. Nosotros, los tipos del norte, hicimos el tour más grande que la industria de la música haya visto. Eso es algo muy especial.”

 

Es muy difícil imaginar algo que supere a ese tour…

“Bueno, si. Cuando Oasis se vuelva a reunir en unos cinco o diez años, habrá una sonrisa irónica porque no lograrán vender tantas entradas como nosotros.”

 

Además, Progress también fue un álbum muy bien recibido…

“Creativamente hablando, hicimos algo raro con ese álbum y la gente respondió bien. Es uno de esos momentos dulces donde hicimos algo raro que no asustó al público y por el cual los críticos nos dieron un 5/5. Es el mejor y más alabado trabajo que hicimos. Se sintió increíble haber marcado todos los casilleros.”

 

¿Ves otra reunión con Take That en el futuro?

“Si, veo otra reunión con Take That en el futuro. ¿Cuándo y dónde será? No lo sé. Si creo que será más cerca de una edad de jubilación que de una crisis de la mediana edad.”

 

¿Cómo fue tu experiencia en The X-Factor?

“¿Sabes qué? Fue increíblemente genial porque, cuando haces un show, eres el foco principal de decenas de miles de personas, estás pensando en cada uno de tus pasos y siempre estás pensando tres pasos por delante, así que nunca logras estar en el momento y disfrutarlo. Pero en The X-Factor, es televisión en vivo: No eres la figura central y puedes poner tus pies sobre el escritorio, mirar alrededor y vivir lo que está pasando y disfrutar toda esa energía. Lo que no esperaba de The X-Factor es cómo te terminas encariñando con los participantes, eso me sorprendió. Pero me gustó la televisión y lo emocionante que era.”

 

Sin embargo, algunos dicen que tu esposa se robó el show…

“Mi esposa se roba el show todos los días en casa”.

 

¿Cuáles son tus recuerdos de Knebworth?

“Esa semana tuve mucho peso sobre mis hombros. No lo experimenté. Ahora si puedo experimentarlo, como lo hacen muchas de las personas que estuvieron o no ahí, a través de YouTube. Pero se que sucedió y es el equivalente a ganar la Copa del Mundo. Es como si hubiera ganado un mundial. Eso es lo que pasó ese fin de semana.”

 

La última vez que te presentaste en Glastonbury fue en 1998. ¿Tienes algún asunto pendiente ahí?

“No, no realmente. No es algo que desee con ansias. ¿Si tengo algún asunto pendiente? Por supuesto, sería algo lindo de hacer. Pero también tengo muchas otras cosas para hacer.”

 

Entonces, ¿Cuáles son tus ambiciones en este punto de tu carrera?

“Cuando me tomé un tiempo libre rápidamente me di cuenta de que uno necesita tener un propósito. Si te retiras, te mures. Jugué en la máquina traga-monedas de la vida y saqué tres 7, y siguieron saliendo 7 por mucho tiempo. Y luego, después de una década, fueron dos 7 y una ciruela. Aún recibo plata, pero ahora tengo una ciruela. ¿Qué hago con la ciruela? Estoy descubriendo que es el círculo de la vida de una estrella pop o de cualquier músico. No puedes estar en la cima por siempre, nadie lo logró. Así que, ¿qué haces ahora, cuando vas a jugar a la máquina y sacas una ciruela y dos 7? ¿Cómo planeas tu próxima jugada? Lo que estoy haciendo ahora es inventar diferentes puertas para atravesar y tengo varias cosas planeadas que me mantienen entretenido, que me dan un propósito y que me hacen sentir con vida.”