Robbie en el sexo y el éxito.

Bueno, como sabrán y habrán visto Robbie hace unos pocos días subió al facebook la portada de la revista GQ del 2005. Acá les dejamos esa entrevista traducida con las fotos correspondientes. Esperamos que les guste y, como la tradujimos nosotros y es muy larga y ha tomado mucho trabajo, les pido que si la toman para su sitio por favor pongan los créditos correspondientes. Muchas gracias.

Para su reincorporación a la vida publica, luego de un año auto impuesto en el exilio, Robbie Williams decide actuar en la televisión frente a una audiencia de 2 mil millones. El evento, en el London’s Hyde Park y transmitido alrededor del mundo, fue el Live 8 y Robbie se había metido en la cabeza, tal vez mas que nadie en el público, que algo especial se esperaba de el. Freddy Mercury se había robado el show 20 años antes en el Live Aid, ahora el turno de Robbie para hacer lo mismo. El miedo antes de entrar no le estaba haciendo un gran favor.
«Estaba asustado, realmente estaba muy asustado de que mi gemelo malvado no se presentara y salvara el día,» El dijo con un cigarrillo en sus labios. «El -El gemelo malvado- es el que habita en mi cuerpo cuando estoy en el escenario. Si no aparece, entonces estoy allí solo y eso no hubiera sido bueno para nadie.»
Dado que la anciedad le había hecho incapaz de relacionarse con alguien que no fuera de su círculo intimo, la estrella pop se había instalado en su camerino, mirando como estrrellas como Madonna, Brad Pitt, Scarlett Johansson y Guy Chambers, hablando de ellos en una manera que el detesta cuando se hace con el.
«Acabo de tomar la orina de todos» El sonríe, «Me ayuda muchísimo pensar que todos ellos eran simplemente un poco de masturbación.»
Pero el desprecio muy pronto se fue hacia el mismo, y comenzó ap ensar que todas esas personas eran realmente muy buenas y que el era una mierda. Cuando David Beckham subió al escenario para presentarlo, el capitán de Inglaterra estaba blanco del miedo. Esto, al parecer, era bueno. «Me hizo tomar un cierto placer sádico el hecho de que la estaba cagando,» Dice Robbie «Porque si el capitán de Inglaterra estaba nervioso, estaba bien para mi estar así también.»
Al final, para su propio alivio, el gemelo malvado se presentó y el fue salvado como lo esperaba. «Me tomó cerca de diez segundos darme cuenta de que el estaba conmigo, así que me sentí feliz y confiado casi de inmediato y fue una algería total.»
Después de su actuación se fue del parque a toda velocidad, con ganas de celebrar. Porque el ha estado limpio y sobrio desde hace 4 años, evitó las tentaciones ilicitas de, por ejemplo, el Met Bar que estaba cerca y se fue a su casa al oeste de Londres, donde jugo al Scrabble con su manager, el cual ganó. Siempre lo hace.
Mas tarde, esa misma noche o la siguiente (El no puede recordar cual) también tuvo un poco de sexo.
«Bueno, yo digo sexo, pero no fue así, no realmente, no del todo. Fue solo un queso y unos abrazos, un poco de arrumacos.»
¿Con quién?
-El cruza sus brazos- «Una mujer», dice.
Tres años después de que volviera a firmar con su sello discográfico, EMI por 80 millones de libras,  y uno desde su álbum de grandes éxitos, el cual generalmente indica que una carrera ya está para irse a la basura, Robbie vuelve con un nuevo álbum. Sin embargo puede ser el mas logrado. Se titula Intensive Care, según la lógica, porque nunca ha hecho tal esfuerzo con un puñado de canciones. Fue co-escrito y producido por Stephen Duffy, cuya temporal colaboración anterior con Radio, 2004, fue tan exitosa que su estatus como el nuevo Guy Chambers se convirtió en permanente.
Su sociedad es, en muchos sentidos, improbable. Duffy, de 45 años, ha estado haciendo musica por 23 años, y muy amenudo con poco impacto comercial. En 1977 formó Duran Duran junto a Nick Rhodes, pero se alejó mucho antes de que llegara el estrellato. 8 años después, entró en «Tin Tin» entre el nombre y apelldo y disfrutó de un gran éxito pop con el hit «Kiss Me», algo que ha tratado desde conocer con el argumento de que el lo odia. Y en esta última época, el estuvo al frente de The Lilac Time, cuyos ejemplares no han vendido nunca mas de 15 ejemplares cada uno. Mientras Duffy nunca dudo en considerarse como un «gran talento»,esta promoción repentina al estrellato fue sin duda algo que nunca pudo haber esperado?
«Bueno… Nunca he tenido una carrera en particular que sea predecible, pero supongo que no, no habría pensado que me iba a encontrar en una situación así»
«Pero, ¿Cómo puedo negarme a la oportunidad de trabajar con alguien como Robbie? Se que la gente tiene muchas opiniones diferentes sobe el, muchas de ellas negativas, pero esa es la enfermedad del inglés, ¿No? Tengo que decir que el es el escritor mas talentoso de la musica, en realidad, nunca he trabajado con alguien tan talentoso. El mateial que sale de su cabeza, día tras día, es… bueno, el es un genio musical»
Duffy es un hombre tranquilo. Cuando habla, escoge sus palabras con el cuidado exagerado de alguien que aún se está acostumbrando a usar palillos para comer. ¿Está contento con el disco terminado?
«Bueno, estoy feliz, todos parecen estar felices con el, pero nunca había producido uno antes, así que para mi, era una enorme responsalibilad. Pasé mucho tiempo tratando de dar la impresión de que sabía lo que estaba haciendo, pero siendo sincero, no lo sabía.»
Independientemente de la indecición de su mano derecha, Intensive Care es una prueba de que Robbie sigue siendo totalmente fuerte. Aunque no es tan auto-lacerante como con su trabajo anterior, este está impregnado de melancolía. Hace 18 meses, el cantante cumplió 30 años y se hundió en un poso de auto-perpetuación de nostalgia. En repetidas ocaciones tocaba sus canciones favoritas de los años ’80 -«When Love Braks Down» Prefab Sprout, «Life In A Northern Town» Dream Academy y «Louise» Human League- deleitándose con la dulce angustia que ellos daban. El pasaba horas en el sitio web Friends Reunited, hablando con viejos compañeros y preguntándose porque había perdido contacto con ellos.
«Amaba mis días en la escuela. No las lecciones, por supuesto, pero si a los amigos que había hecho. Creí que eramos inseparables, pero a los 16 me uní a Take That y cuando volví a casa un año mas tarde, ellos cambiaron, yo cambié y nos distanciamos. Eso me desvastó. Y todavía lo hace, en muchos sentidos.»
Y por las canciones que escribió -Particularmente «Ghosts», «Spread Your Wings» y «The Trouble With Me» – es perseguido por un pasado que le gustaría cambiar, ¿No?
«No, no» Dice el de repente. «Estoy fuera de ello ya. Está fuera de mi sistema. Quiero decir, mira lo que he logrado desde entonces.» Momentaneamente sus ojos brillan de color vérde pálido. «Estoy feliz ahora, realmente lo estoy. Mas feliz de lo que lo he estado siempre»
Durante los últimos 3 años, Robbie ha estado viviendo en aislamiento en su casa en lo alto de las colinas de Hollywood. Su propiedad, con vecinos como Brian Wilson y Tom Jones, es mas una mansión que una casa. Hay escarelas de caracol, dormitorios múltiples, jardines, una piscina y una privilegiada vista a Hollywood con montañas cubiertas de nieve. En su garrage se encuentan los deportivos que permanecen sin conducir (El no conduce) y motociclletas que solo usa en pistas privadas (El tráfico lo asusta).
El puede ser simple, pero el lugar nunca está vacío. Cuando lo visité, un mes después del Live 8, su amigo Jonathan Wilkes y su esposa han estado de vacaciones aquí por 5 semanas. También está su asistente personal, Josie, quien dirige toda su vida con una eficacia militar, su manager David Enthoven, un cocinero, un ama de llaves y un guardia de seguridad -Un marine llamado Pompey, en quien se esconde una muy agradable persona.
A las dos de la tarde Robbie recién está levantándose. Una criatura nocturna, que normalmente no se acuesta hasta las cuatro o cinco de la mañana así que el desayuno es mas una comida ligera a mitad de la tarde. El viene deambulando por su escalera vestido solo con unos boxers Calvin Klein, mostrando sus tatuajes. Bosteza con fuerza y me da un apretón de manos mientras refregaba su mano en el contorno de sus ojos. Caminamos hasta su oficina en donde Wilkes, su esposa y Josie nos esperaban. Antes de sentarse en su escritorio, el incesante interprete se baja sus calzoncillos, esconde su miembro entre sus piernas y nos muestra su trasero. Luego se vuelve hacia mi y dice «¿Quieres un juego de Scrabble?».
Habiéndose puesto unos pantalones de lino negro, me conduce a través de la cocina y salimos al jardín, donde sus tres perros, un mastín, un pastor aleman y un lobo llamado Sid, mastican un balon pinchado. Desde que le dio la espalda a los placeres adictivos de la bebida y las drogas, Robbie ha tenido pasatiempos mas modestos. Le gusta ver películas, jugar a las cartas y es un demonio en el backgammon. Mas recientemente ha desarrollado un gusto por el Scrabble. Debido a su racha de verocidad competitiva, el ha aprendido el diccionario del juego de memoria y sabe todas las palabrras mas idiosicásicas y acrónimas que se permiten. Y así, después de 90 minutos de juego, el me ha golpeado completamente.
«¿Con que margen?» el quería saber y le expliqué que la matemática no es importante. El ganó y lo hizo bien.
«Lo trabajaré mas tarde para mi» el dice bromeando, pero por poco.
Con la puesta de sol llegando, y haciendo planes para salir de la casa (algo que Robbie no ha hecho, según el, en mas de un mes) el y Jonathan Wilkes me miran de arriba a bajo y se ríen.
«Nick, ¿cuán grande es tu pene?» Pregunta Robbie.
¿Mi pene?
«Si, Johnny y yo nos estábamos preguntando si debemos bajarte los pantalones o no.»
Acordamos, en última instancia, que debíamos sustituír una actividad homosexual con otra: beber un café con leche espumosa en una sucursal de Starbucks en Beverly Hills (cuyos clientes habituales suelen ser los miembros de Kiss y Demi Moore), antes de agarrarr el show de noche de Batman Begins en un multiplex en el valle. Durante sus cuatro horas de exposición pública, Robbie no se reconoce ni una vez, algo inimaginable al volverr a la casa. El dejó Inglaterra, me dice, porrr dos razones. En primer lugar, la situación con los acosadores se estaba yendo de las manos (Uno de ellos, quien estaba preparando una carta bomba para enviarle, está cumpliendo cadena perpetua en prisión) y segundo, porque los tabloides se habían vuelto intolerables. En el Reino Unido, el no tenía nada de vida privada. Aquí en California el puede hacer lo que quiera en forma anonima.
«He tenido relaciones con todo tipo de chicas aquí -De California, Arizona, Jamaica y ninguna de ellas era famosa- y que han durado desde una noche a 5  meses y nunca ha salido a los medios.» Sonríe «Tengo que decirte, me siendo muy engreído en saber que consigo una sin que se enteren esos bastardos [Los paparazzi] porque así es como se siente. Aquí puedo tratar de conocerr a mi «alguien especial» sin que la prensa sencionalista de mierda lo publique.
Y, timidamente admite que cada vez está mas desesperado por encontrarla.

«Bueno,» explica «tengo casi todo en la vida excepto el amor, ¿no?» el se queja «se que voy a divertirme con esa cita y es probable que vos lo pongas en la portada, pero sucede que es verdad.»
El dice que no tiene idea de porque todavía no ha encontrado al amorr de su vida, y le preocupa que la parte adictiva de su naturaleza se oponga a una vida de felicidad doméstica. Pero hay algo mas que obstaculiza su búsqueda, por lo menos hasta hace poco, era su timidez que muy pocos de nosotros podamos atribuír a alguien como Robbie Williams.
«Es cierto, cuando veo a una chica que me gusta siento como se me traba la lengua, pero no, eso no puede seguir, tengo 31 años, ya casi no tengo tiempo. ´Por ahora, me acerco a alguien que me gusta y digo «Hola, soy Rob. ¿Hace cuanto tiempo estás aquí? ¿Qué estás haciendo? ¿Cómo estás encontrando L.A.? Es el mismo tipo de preguntas todo el tiempo y yo estoy ahí, pretendiendo que escucho.
Pero -Aquí viene una inesperada admisión- se encuentra con que su deseo sexyal está empezando a disminuír.
«Una noche se transforma en una palabrería, eso seguro.» El dice. «No puedo recordar la última noche que tuve sexo adecuadamente, y ¿sabes que? Estoy bien con ello, realmente lo estoy. Si una chica viene aquí ella va a quedarse en la noche, y seamos realistas, nueve de cada diez veces no vas a querer verlas para el desayuno, ¿verdad? Así que, en estos días, no quiero ser molestado.
Al parecer, otra complicación, Strippers a un aldo. «Yo podría dormir con una bailarina de striptease cada vez que quiera, pero ella vende su historia. Siempre lo hace.» Las mujeres que el conoce hoy en día parecen querer significar para el mas que una simple y rápida noche.
«Piensa en ello» dijo, «Hay mucho en juego en dormir con Robbie Williams en estos días. Existe la posibilidad que el «palacio de los pantalones bajos» sean de ellas. Ellas miran las escaleras y los Andy Warhol originales y el hecho de que tengo un chef y ellos creen que si ellas no duermen conmigo inmediatamente, las respetaría aún mas y si yo las respetara aún mas entonces podría dar lugar para una relación, el matrimonio y los niños. Confía en mi, puede ser muy frustrante, especialmente si todo lo que soy para ellas es solo un poco de sexo sin sentido.»
Sin embargo, dejando a un lado la falta fundamental de la otra persona significativa, Robbie hace incapié en que, en estos moemntos, la vida es buena, en que tiene una carrera increíble y que, mas que todo, se nutre de ser una estrella de pop en su trabajo y en ser un ordinario Joe en su casa.
«El hecho es, si realmente quisiera romper el mercado americano, lo haría. Eso es un hecho. La razón por la que Coldplay lo está haciendo bien acá es porque están trabajando duro sus traseros. Durante los últimos siete años, pase menos de dos meses haciendo promoción aquí y tu y yo sabemos que eso no es suficiente para generar un impacto. A nivel emocional, el éxito en los Estados Unidos sería terrible para mi, sería una locura. Realmente en serio que nunca quiero ser famoso aquí.»
Con este fin, el promocionará Intensive Care durante los próximos 12 meses practicamente en todos los territorios excepto América.
«Cada año, gano la Copa Europea» el dice. «Eso es suficiente, ¿No?»
Al día siguiente, Robbie está en el borde. Hay una razón para esto: A pesa del hecho de que ha sido famoso por 15 años, la promoción ha sido una parte necesaria en su vida cotidiana, el ha crecido con la desconfianza de los periodistas, especialmente de los británicos y porque hoy va a ser mas formal que el de ayer, voy a estar grabando la conversacion, que es tensa.
Aunque sus logros en su tierra natal se ven reflejados en sus grandes ventas y en la masiva popularidad, la astilla en su hombro se mantiene firmemente en lugar por la prensa que  siempre lo consideran el «bailarin gordo de Take That». Noel Gallagher, quien dijo esa frase hace mas o menos diez años, lo sigue arengando en la prensa, los tabloides le siguen disparando y Robbie está convencido de que muchos de sus compañeros son igualmente despectivos por razones que el nunca entendera. Cuando Coldplay estuvo en Los Ángeles, el los invitó una tarde a tomar el té. Los tres miembros que no eran Chris Martin no fueron el problema, Chris Martin lo fue. Robbie sintió que el es distante, dueño de si mismo y un poco sarcástico.
«También es un poco loco, ¿no?» El hace girar el dedo índice en circulos en su cabeza. «Lo escuhé hablar y lo único que pude pensar fue, ‘¿eh?’
La memoria de eso todavía lo irrita y cuando lo volvió a contar hoy, la atmosfera se puso mas quebradizo. Ademas de la entrevista a GQ, estamos filmando un kit de prensa electrónica (EPK) que será transmitida en las estaciones de MTV alrededor del mundo, eliminando así la necesidad de tener que viajar por todo el mundo. Por todo el entero EPK, sus montajes de disconformidad, las preguntas que a menudo respondía con silencios, las lineas esponjonadas y una constante preocupación de que su cabello lucía «abultado».
Mas tarde, en su estudio casero en el que ha enmarcado fotos de U2 y Richard y Judy, me contó que su tiempo lejos de los focos le ha dado una falsa sensación de seguridad. Dar un paso atrás en ella está resultando dificil.
«A menudo miro alrededor de este lugar» Dice mirando alrededor, las vistas del lugar y mientras hablamos, la comida aparece en nuestro regazo como por arte de magia. «Nunca querría salir de nuevo, me siento muy seguro acá.»
Pero luego me dice que lanzar álbumes le da sentido a su vida y eso «significa es bueno. Mi vida necesita un sentido, ¿sabes? Especialmente ahora, porque siento que estoy en un buen ligar. Solía odiarme a mi mismo y odiar a lo que me había convertido. Solía pensar que todo lo que hice era mierda y cuando tocaba en vivo, compadecía al público por venir a ver a un pendejo como yo, pero eso terminó ahora. Porque ya no soy una estrella pop las 24 horas del día, ya no estoy espantado por las estupideces que solian decir sobre mi, no me salen moretones facilmente ahora.»
Incluso fue mas lejos al sugerir que se siente santo, que está lejos de ser habitual en el.
«Bueno, todavía estoy haciendo cosas que son malas para mi, pero solo con moderación. Todavía ingiero cosas, mental y fisicamente, que no debería.»
¿Por ejemplo’
«Eso es mucho mas de lo que estoy dispuesto a decir sobre eso, pero todavía digo que una parte de mi todavía quiere alargarlo mas así que estoy tratando de ampliar las reglas de mi sobriedad tanto como pueda.»
Los expresos libres y la nicotina a un lado, su única adicción que permanece es a los antidepresivos que el detesta.»
«Traté de salir de esto a principios de este año, pero creo que mi cuerpo podría ser adicto a la medicación, lo que es una verguenza. Pero no se puede tener todo, ¿verdad?
No, no se puede. Sin embargo, los antidepresivos tienen su trabajo: Le han dado el equilibrio que siempre ha b uscado y lo ha hecho mas seguro. Sin embargo, el sigue siendo incapaz de estar solo. La soledad, para Robbie, es un concepto aterrador.
«Solía pensar que era un mosntruo por sentirme de esta manera.» dice, «Pero al parecer muchas personas lo hacen. De todos modos, ¿Que hay de malo en querer amigos a mi alrededor? La gente dice que tengo que estar de acuerdo con mi propia compañía pero dime, ¿Por qué?»
Y el trata de rodearse, 24/7, de amigos, asociados y empleados. Planea llevar a Jonathan Wilkes a su tour el próximo año para tener a su amigo a su lado, y la rason por la que accedió a que el periodista Chris Heath fuera su sombra por 18 meses mientras escribía su biografía, Feel, fue porque disfrutaba de su compañía.
«Y de nuevo, ¿Que hay de malo en eso?» Dice Robbie, «Pero también es muy conveniente para mi tener mi vida documentada, porrque es algo que nunca me molesto en hacer yo mismo y necesita ser hecho. Hay una gran cantidad de sociopatas con la intención de decir cosas malas sobre mi, pero poner en marcha estos documentales [Nobody Someday, 2002] y biografías, es mi manera de decir «Mira, no soy un idiota. Estoy bien, soy honesto.»
«De todas formas», dice «vamos, futbol.»
Tres, cuatro y a veces 5 veces a la semana, Robbie y sus amigos se convocan en una cancha de futbol 5, construida especialmente cerca de la parte alta de Mulholland Drive para un partido de fútbol. Normalmente, Billy Duffy hace una aparición, al igual que lo hace algunas veces el miembro de Sex Pistol, Steve Jones pero, por varias razones, no hay muchos jugadores esta noche por lo que se me permite jugar en el equipo de Robbie.
Debido a que no he jugado bien desde la escuela, la hora que practicamente estuve en el campo de juego casi me mata, mientras que mis compañeros de equipo no me pasan la pelota. Afortunadamente, Robbie me sustituye por Gordon Ramsay cuando llega. Ramsay está aquí desde Nueva York y fue invitado por la gente de Robbie. Después de una introducción fugaz, Ramsay comienza a comandar a los miembros del equipo que solo acaba de conocer, dice «coño» una gran cantidad de veces, y los tackles que hace recuerdan a uno a la agresividad de Hitler para invadir Polonia. Cuando Robbie, en el equipo contrario, recibe un golpe de la pelota en su muslo deja un picadura feron, es probablemente menos que un accidente que de testosterona alimentada por la dominación.
Mas tarde, de vuelta en casa y luego de una ducha caliente, su satisfacción es inmensa.
«[Gordon Ramsay] solía ser profesional, ¿no?» se pregunta. «Y aún así ganamos» El pone un dedo en su pecho.
«Ganamos»
Su rostro, Dios lo bendiga, se ilimunó.
Vive en un mundo mimado, Robbie Williams, uno en el cual todos sus caprichos son consentidos, cada cosa. Sin embargo, aunque nunca puede sentir la necesidad de llevar dinero o llenar sus formularios impuestos por si solo, el está lejos de ser la imagen de la típica exéntrica estrella de rock. Esto es quizas porque siempre estará anclado a la educación de su Stoke-On-Trent. Eso lo mantiene conectado a la tierra.

 

Una semana después, se encuentra en Londres para los ensayos de su próxima mini gira. El y su banda tocan el álbum en su totalidad, pero al mismo tiempo suena bien y a menudo suena mas que bien. Robbie no tiene vida. Odia los ensayos y este no es la exepción. Luego me dice que se las arregló para disfrrutar la sesión de fotos de GQ, hecha el día anterior, ya que le requiere estar rodeado de 5 mujeres desnudas.
«Fui a uno de ellos», dice sonriendo. «Solo por la fotografía. Pensé que sería buena idea tener mi cabeza entre sus piernas. Fue una idea genial.»
Pero la alegría resultó efímera. Robbie ha estado entre las piernas de muchas mujeres en los últimos años y ahora quiere algo mas.
«Creo que necesito una relación adecuada para mantenerme a salvo de la Cienciología» Dice y lo sigue por una risa, lo que sugiere que está bromeando. Pero al parecer no lo está haciendo, no esta vez.
Hace unas semanas, me dice, asistió a un partido que era diferente a los habitales por ser particularmente agradable. Mas tarde se enteró porque: Era una fiesta de Cienciología.
No, no le asusto que aprender esto y no, el lavado de cerebro no se intentó. Le gustó. Si lo invitan de nuevo, el irá.
«Tal vez porque estoy soltero y solo, pero siento que estoy en un momento de calma espiritual y, por el moemnto, no descarto nada», dice. «La cienciología, el budismo, la cábala… si hace que la vida de la gente sea mejor y mas fácil, entonces lo haré. ¿Por qué no? La gente se burló del cristianismo hace 2000 años, o no?
Muchos, digo yo, todavía lo hacen.
«Ese tipo de personas se burlan de cualquier cosa. Pero no para mi. Es justo decir que estoy intrigado.»
¿Esto es una confirmación, tal vez, de que el ha pasado mucho tiempo en California?
«No! Esto no necesariamente significa que vaya a convertirme en un cienciólogo.» Como en respuesta a mi cinismo, el comienza a sonreír. «Mira, estoy vagamente interesado en esto, pero soy mas propenso a tratar de evocar el espíritu de Horus [Robbie recientemente se ha interesado en la magia y en el ocultismo. Horus es un dios mitológico egipcio.] a que seguir el ejemplo de Tom Cruise y John Travolta, ¿Está bien?»
¿Y por qué la magia?
«Bueno, todo el mundo quiere tener poderes especiales, ¿no?» El dice, «Y todavía soy un pequeño niño que quiere ser especial.»